1.Lumpini Park

Lumpini Park es un refugio de tranquilidad, aire fresco y sombra en el centro de la ciudad de Bangkok, que ofrece a los habitantes de la ciudad y a los visitantes, una conexión perfecta con la naturaleza. Fue nombrado así por el lugar de nacimiento del señor Buda de Nepal y cuenta con más de medio millón de metros cuadrados. Además, es el hábitat de diversas especies de flora y fauna autóctona cada vez más rara. ¡Increíble, ¿no?!
Al principio, por allá en la década de 1920 se creó como un centro de exposiciones para artesanías tailandesas, pero nunca fue así y se convirtió en un padrísimo lugar para realizar actividades de ocio al aire libre. En Lumpini Park, disfrutarás de amaneceres y atardeceres dignos de una postal y de actividades para todas las edades, desde sesiones gratuitas de aeróbicos, hasta conciertos de grupos de jazz locales y orquestas clásicas. Mientras que los más jóvenes pueden ir a los gimnasios de la jungla, o jugar en los columpios.

¡Un lugar como ningún otro en Bangkok!

2.Grand Palace

Si vas a Bangkok y no conoces el Grand Palace, entonces tu visita no estaría completa. El Gran Palacio, es el monumento más famoso de la ciudad, se construyó en 1782 y durante 150 años fue el hogar del Rey de Tailandia, la corte real y la sede administrativa del gobierno.

Este lugar es el corazón espiritual del Reino tailandés, por lo que vigilan  mucho el código de vestimenta, así que cuando vayas: ¡Cuida tus fachas! y llévate el outfit mas recatadito que lleves en tus maletas.

  • Hombres – deben usar pantalón largo, camisa con mangas, y calcetas aunque sea con todo y chanclas, sin excepción, deberás usarlas.
  • Mujeres – Nada de que “la que no enseña no vende” porque el pudor y la compostura aquí, no son opción. Todas deberán cubrir sus extremidades, es decir, no mostrar los hombros, brazos, cero escotes y nada de lucir pierna.

Si te gana la flojera de cargar un cambio extra o te olvidas por completo de estas reglas, a las afueras del templo pueden proporcionarte ropa para cubrirte como ‘su dios manda’.

3.Wat Arun

Es uno de los templos más impresionantes de Bangkok, ubicado a la orilla oeste del río Chao Phraya y conocido comúnmente como Wat Chaeng. Es conocido también como el Templo del Amanecer por las panorámicas de ¡no maaaa….nches! que te dejarán con el ojo cuadrado a esa hora del día. Su diseño es súper diferente el del resto de los templos en la ciudad por el hecho de tener agujas adornadas con colores. Está ubicado casi enfrente de Wat Pho, lo que lo hace muy fácil de ubicar.

Cruza al otro lado del río por la módica cantidad de 3 baht y aproximadamente 100, para entrar al templo. Si quieres  poner a prueba tu condición, sube las escaleras hasta la torre mas alta y tendrás la mejor vista de la imagen dorada de Buda y los murales que decoran las paredes. Te recomiendo invertir al menos una hora en este templo. El horario al público es de 08.30 de la mañana a 05:30 de la tarde.

4. Pad Thai y Mango Sticky Rice

Definitivamente la comida es algo que no te puedes ni debes perder. Los clásicos de Tailandia son el Pad Thai y el mango sticky rice. No pongas esa cara, suena raro pero te prometo que sabe muy bien. Te explico. Pad Thai es un platillo de fideos de arroz remojados, que se sofríen con huevos y tofu firme picado, se condimenta con pulpa de tamarindo, salsa de pescado, camarones secos, ajo o chalotes, ají rojo y azúcar de palma, se sirve con rodajas de limón y a menudo cacahuetes tostados picados. Este platillo surgió debido a la escasez de arroz en la Segunda Guerra Mundial a causa de las inundaciones y para reducir el consumo de este cereal, el gobierno tailandés de la época, promovió los fideos en su lugar. Por otro lado, el mango sticky rice, arroz pegajoso de mango, es un postre tailandés tradicional hecho, como su nombre lo indica, con arroz, mango fresco y leche de coco. Aunque se origina en Tailandia, se consume en toda la región indochina del sudeste asiático, incluidos Laos, Camboya y Vietnam. Este delicioso postre se come generalmente en la temporada de mango que es durante los meses de verano en Tailandia.

 5. Mercado Flotante de Damnoen Saduak

El Mercado Flotante Damnoen Saduak está localizado a unos 100 km al suroeste de la ciudad en el distrito de Ratchaburi y es considerado el más famoso en su tipo. Para llegar, si viajas de manera independiente, tendrás que tomar un autobús en la estación del sur de Bangkok, que hace alrededor de dos horas de camino; ahora que, si contratas algún paquete especial para este destino en una agencia local de la ciudad, el costo aproximado es de entre $400 y $500 Mxn por persona dependiendo de cada establecimiento.

Aunque no es el primer mercado flotante en la historia de Tailandia, ha sido uno de los pocos que se ha logrado mantener al paso de los años. Este famosísimo mercado, ha sido escenario de muchas películas y consiste en un laberinto de canales estrechos que se pueden navegar en bote, en donde las vendedoras, son parte del encanto de este lugar. Es más concurrido durante las mañanas y está activo hasta el mediodía durante todo el año.

6. Wat Pho

Wat Pho es un complejo de templos budistas en el distrito de Phra Nakhon de Bangkok, más específicamente, en la isla Rattanakosin. El nombre oficial es: Wat Phra Chetuphon Vimolmangklararm Rajwaramahaviharn Wat Phra Chettuphon Wimonmangkhlaram Ratchaworamahawihan.  ¡¡A ver, pronúncialo!!… ¿Cuantó tardaste en leerlo? … Si de plano no das una, le puedes decir también: el Templo del Buda Reclinado o Wat Pho, que es una contracción de su antiguo nombre Wat Photaram. Es el primero, en la lista de los seis templos en Tailandia, clasificados con el grado más alto de los templos reales de primera clase. Aquí se alberga la mayor colección de imágenes de Buda en Tailandia, incluido un Buda reclinado de 46 metros de largo, y además, es considerado el primer centro de educación pública en Tailandia. Las ilustraciones e inscripciones de mármol colocadas en el templo para recibir instrucciones públicas han sido reconocidas por la Organización de las Naciones Unidas para Educación, Ciencia y Cultura (UNESCO), en su Programa Memoria del Mundo. Cuenta además con una escuela de medicina tailandesa, y de los datos curiosos,  es que se le conoce como el lugar de nacimiento del masaje tailandés tradicional que todavía se enseña y se practica en el templo.

7. Khao San Road

¡¡¡Esto te va a encantarrrrrrrrrrrrrrrrr!!!! Prepárate para conocer este lugar que ha sido llamado “El paraíso de los mochileros” por el libro “The Beach” al tratarse de tooooooooda una calle de pura diversión, ahorro y buena onda con 1 km de largo en donde podrás encontrar una gran cantidad de casas económicas para renta y hoteles de gama media, cibercafés, bares, restaurantes, salones de masajes, agencias de viajes, librerías, puestos de mercado, tiendas de tatuajes y mil cosas más a súper precio.
En este lugar, el ambiente y la vibra es tan cool que la gente, los vendedores ambulantes y el espíritu de fiesta se han derramado en la cercana Soi Rambuttri con su aire despreocupado. Contágiate de una energía y un mood completamente diferente a cualquier otro lugar en Bangkok, ya que Khao San tiene una atmósfera que te atrapa, a tal grado, que es ultra popular entre los lugareños, especialmente con ‘hipsters’ y estudiantes de arte.

8. Paseo en Tuk Tuk

Si, yo también pensé en el famoso “pasito tun-tun” pero no, es completamente diferente, aunque no tan extraño como seguramente te lo imaginas. Los Tuk-tuks o ‘sam lor’ (tres ruedas, en español), solían ser la forma favorita para moverse por Bangkok antes de que los dos sistemas de metro existentes y los coloridos taxis se hicieran cargo. Conducirlos es más una experiencia que una forma práctica de desplazarse, entonces, si es tu primera vez, no hay nada de malo en intentarlo.
Las tarifas varían, dependiendo de la distancia recorrida, la hora del día, el tráfico y el estado de ánimo de los conductores. Normalmente, un viaje muy corto te costará 30 baht. La negociación de tarifas y el regateo es vital porque el precio indicado por el conductor siempre es una ‘tarifa inflada’ (especialmente siendo turista). El truco es negociar de 5 a 15 baht sobre la tarifa propuesta y comenzar desde ahí. En pocas palabras, los tuk-tuks son ideales para viajes cortos. A veces en costo es lo mismo, incluso más barato, tomar un taxi al mismo destino, pero irá mucho más rápido, tu decides 😉

9. Masaje tailandés

Si quieres regresar relajado, con energía renovada y conocer una forma alterna de sanación integral, entonces Tailandia es el lugar indicado. Los monjes y practicantes de curación transmitieron técnicas ayurvédicas (medicina tradicional de la india que tiene como fin, la unificación de cuerpo-mente y espíritu), a Tailandia, hace nada mas y nada menos que, unos 2.500 años, creando este famoso y delicioso fenómeno que es el masaje tailandés.

El tratamiento a menudo comienza con los pies y gradualmente se mueve hacia la cabeza aplicando cantidades variables de presión a las líneas de energía a lo largo del cuerpo para equilibrar la energía.

¡¡Y agárrate!! porque sentarse en las piernas de un masajista, aunque a veces sorprendente, no es poco común y sirve para aumentar y mejorar la función del masaje, en el mejor de los sentidos, antes de que tu imaginación vuele y se vaya por otro lado.

10. Mirador del hotel Baiyoke

Con 84 pisos, la Torre Baiyoke es otra parada obligada en el área de Pratunam. Un mirador en el piso 77, y la plataforma de observación giratoria en el piso 84, te ofrecerán una vista espectacular y la oportunidad de superar tu miedo a las alturas. Actualmente, este es el segundo edificio más alto de Tailandia con 343,35 metros de alto en total, ya con todo y su aguja de 34,35 metros. Baiyoke Tower (pronunciada ‘Bayok’) es un hotel relativamente joven construido en 1998, y principal centro comercial y turístico.

Por 400 baht, puedes obtener acceso al piso 77, la plataforma de observación giratoria, los miradores que funcionan con monedas y son un pequeño adelanto de la vista que te espera cuando llegues a la azotea y una bebida gratis, que te preparan de una pequeña selección de jugos de frutas, refrescos, cócteles y cervezas,
El atardecer y la noche son muy populares, aunque las vistas son igual de increíbles durante el día. Una vez en la plataforma giratoria, puedes pasar ahí todo el tiempo que desees, antes de bajar un nivel para disfrutar de tu bebida mientras tiene la ciudad de Bankgok a tus pies. Literal.