Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, maravilla del mundo moderno, obra maestra de la arquitectura y la ingeniería. La ciudad inca de Machu Picchu es uno de los destinos turísticos más populares e impresionantes, en definitiva un must para cualquier viajero empedernido. Llegar no es fácil, pero tu esfuerzo se verá recompensado con una aventura que recordarás para siempre. Aquí te damos nuestros mejores tips.

Foto por Scott Umstattd en Unsplash

 

En un tour
Tomar un tour de hiking te asegura una entrada y también te permite olvidarte de algunos problemas logísticos. El recorrido más popular de los tours es el Camino Inca, que puede variar en duración y comodidad de acuerdo con la empresa y el plan que elijas, pero todos terminan en la puerta del sol, con una vista que jamás olvidarás. Reserva con tiempo, porque solo se permiten 200 excursionistas al día, y ten en cuenta que el camino cierra todos los años en el mes de febrero.

También existen senderos alternativos, que tienen la ventaja de ser menos concurridos, aunque no terminan en la famosa puerta del sol. Todas las opciones de senderismo incluyen alturas de más de cuatro mil metros y suelen ser de alta dificultad, por lo que se recomienda tener experiencia previa y no lanzarte a la aventura sin un guía.

Por tu cuenta
Hay varias opciones para llegar a Machu Picchu por tu cuenta, sin necesidad de contratar un tour. Lo primero que tienes que hacer es decidir tus fechas y apartar tus boletos en línea con al menos cuatro semanas de anticipación. Si vas en temporada alta (entre mayo y septiembre), es buena idea reservarlos incluso antes. El costo es de 45 dólares por persona, pero te recomendamos comprar el que incluye la montaña Huayna Picchu, por 69 dólares. Recuerda que todos los días se aceptan tan solo 5,200 visitantes, excepto los domingos, cuando también pueden entrar, de forma gratuita, los habitantes de Cuzco.

Una vez que tengas tu boleto, sobre todo si vas en temporada alta, te recomendamos también comprar tu boleto de tren desde Cuzco hasta Machu Picchu pueblo (también conocido como Aguas Calientes), es un viaje de tres horas y media y existen tres compañías distintas, pero es posible que no encuentres lugar si esperas demasiado. Recuerda que es buena idea pasar una o dos noches ahí para acostumbrarte a la altura.

En el pueblo hay una gran oferta de hoteles, para todos los presupuestos. Por ejemplo, el Supertramp es una opción ecológica y más hippie, mientras que el Jaya es más lujoso, pero ambos tienen muy buenas reseñas. El Inkaterra Machu Picchu Pueblo Hotel es popular tanto por sus habitaciones como por sus dos restaurantes, donde puedes comer aun si no eres huésped.

El día de tu visita, puedes caminar hacia Machu Picchu (sugerimos comenzar alrededor de las 4 a. m.) o comprar un boleto de autobús. En la entrada, tienes que presentar tu pasaporte vigente y tu boleto. Ahora sí ¡a disfrutar!