Barcelona es una de las ciudades más bonita de España, que tiene muchísimas atracciones por visitar. Hacer los recorridos a pie es siempre la primera opción, pero otra forma súper divertida y económica de hacerlo es bicicleta. Este medio de transporte además de popular es una increíble manera de ahorrar energía y tiempo en tu viaje.

Un recorrido en bicicleta puede hacer que conozcas en 3 o 4 horas las zonas más interesantes de Barcelona. Algo que caminando puede tomarte entre 2 o 3 días. La ventaja es que puedes aprovechar este medio para ubicarte mejor en la ciudad y llegar más fácil a los museos o puntos que tengas pensado visitar.

Uno de los tips es que por € 34 euros te animes a contratar un tour que puedes personalizar para recorrer los lugares que más te interesen en compañía de un guía turístico. La ventaja de esto es que ya te incluye la renta de la bicicleta, una botella de agua para que estés siempre bien hidratado, cascos y candados de seguridad. Y como lo mejor se deja al final, terminando el tour te llevan a un bar de tapas típicas en el barrio gótico, para que elijas 4 opciones de la carta y las acompañes con una deliciosa y refrescante bebida.

Las tapas españolas, son una delicia que tienes que probar en tu paso por España. Son un aperitivo típico que puede incluir variedad de quesos y rebanadas de carnes frías como jamón serrano, chorizo, jamón ibérico, salchichón, entre otras. Normalmente se acompañan de una copa de buen vino y créeme, una vez que las pruebes, querrás repetir una y otra vez.

Pasa por la iglesia de la Sagrada Familia y el parque de la Ciutadella; conoce las Ramblas, otras de las obras más extravagantes de Gaudí, la playa a orillas del mar Mediterráneo y otros sitios históricos de Barcelona.

No te vas a arrepentir, además de que podrás hacer paradas para tomarte fotos impresionantes, conocer Barcelona en bicicleta, es una forma bien divertida de llevarte los mejores recuerdos y vistas de la ciudad.