Tal vez Sídney sea más conocida por su puerto, sus playas o su increíble Casa de la Ópera, pero también está llena de barrios emergentes, con restaurantes, cafeterías y tiendas. Acá te proponemos los más cool.

Surry Hills
En esta área vivió por mucho tiempo la clase trabajadora, pero en los ochenta llegó la gentrificación (palabrita mágica) y poco a poco se ha ido convertiendo en el barrio más hipster de Sídney. Aquí puedes encontrar cafeterías de especialidad —como Single O—, galerías de arte, bares de vino y claro, muy buena oferta gastronómica, como el restaurante Chin Chin, conocido por su cocina tailandesa y variedad de cocteles.

Newtown
Un poco menos hipster que Surry Hills pero con mucha actitud ya que está habitado en su mayoría por estudiantes. Es un barrio alternativo, bohemio, artístico y muy colorido, donde la cerveza artesanal y el street art son los protagonistas. También ofrece una gran variedad de restaurantes, desde cocina francesa y tailandesa, hasta exquisitas hamburguesas. Nuestra recomendación para esto último es Mary’s.

Darlinghurst
Es el barrio gay de Sídney. Por lo tanto, está lleno de bares, cafeterías, galerías, museos y por supuesto: clubes nocturnos. La mejor época del año para visitarlo es en marzo, cuando las calles se llenan de color y diamantina por el Mardi Gras. Te recomendamos recorrer Oxford y Crown Street, donde encontrarás una interesante selección de librerías, tiendas de ropa y restaurantes, hasta llegar al puente de la bahía o a la icónica Casa de la Ópera.

Bondi
Si quieres alejarte un poco del centro, este barrio es la mejor opción para sentir toda la vibra australiana. Esta es una de las playas más populares. Te recomendamos llevar una toalla y sentarte a ver el espectáculo que brindan los surfistas locales y extranjeros, para después pasear por la zona comercial en Bondi Junction. Darte un baño en su alberca con agua de mar también es un must.

Chippendale
Es una zona muy cool que ha ido despertando en los últimos años. Sobresale por sus galerías, como White Rabbit; sus restaurantes, como Spice Alley; y sus catas de vinos en Handpicked Cellar Door. Pero si lo tuyo es disfrutar de actividades al aire libre, te sugerimos hacer un picnic, como los locales, en Chippendale Green y más tarde tomar un paseo por la calle de Kensigton para curiosear entre sus cafeterías y bares.