Puedes aprender mucho de la historia de una ciudad si observas su arquitectura. En Toronto, por ejemplo, conviven edificios levantados en el siglo XIX con otros ultramodernos construidos ya entrado el nuevo milenio. Si visitas esta urbe canadiense, estos son los edificios que te dejarán con la boca abierta.

Galería de Arte de Ontario

 

Galería de Arte de Ontario
Conocido como AGO, por sus siglas en inglés, este museo abrió sus puertas hace 118 años, pero fue renovado entre 2004 y 2008 por el arquitecto Frank Gehry, quien incluyó impresionantes escaleras y una fachada de vidrio y madera. La galería alberga obras de artistas como Rembrandt, van Gogh y Modigliani. Si te da hambre en tu visita, puedes comer en el AGO Bistro o en alguno de los muchos restaurante orientales cercanos, como el Pai Northen Thai Kitchen.

Foto por Nadine Shaabana en Unsplash

 

Torre CN
Esta torre llegó a redefinir el horizonte de Toronto a finales de los setenta y por 25 años fue la más alta de América. Si quieres tener una maravillosa vista de la ciudad, puedes visitar su observatorio o incluso comer en 360, su romántico restaurante en las alturas. Para algo más casual y al nivel del piso, muy cerca está la cervecería Steam Whistle, que ofrece tours y muestras gratis.

Casa Loma

 

Casa Loma
Fue construida en 1914 como residencia de un excéntrico millonario, pero desde 1937 funciona como museo. Su estilo gótico la convirtió en uno de los principales atractivos de la ciudad y también en un escenario para películas, bodas y otros eventos sociales. Según la temporada de tu visita, puedes disfrutar ahí conciertos sinfónicos al aire libre, tours de leyendas o una función del ballet El cascanueces.

Ayuntamiento de Toronto

 

Ayuntamiento de Toronto
Conocido como el “New City Hall”, este edificio sustituyó al antiguo ayuntamiento (que también vale mucho la pena visitar) en 1965. Por su estilo futurista, ha aparecido en numerosas películas y en el cómic Star Trek. Una vez terminado tu paseo, no te alejes de la zona, pues muy cerca hay otros atractivos como el Eaton Centre o el Four Seasons Centre for Performing Arts, sede de la ópera de Toronto.

Edificio Gooderham

 

Edificio Gooderham
También conocido como el edificio Flatiron, se trata de una construcción icónica por su delgadez y por su fachada: de un lado hay ladrillos rojos y por detrás un enorme mural. Además de su atractivo por sí mismo, es un punto muy popular entre los aficionados a la fotografía, porque, por su ubicación, permite tomar muy buenas imágenes donde aparecen otras importantes construcciones de la ciudad.