El nuevo aeropuerto de Texcoco ha sido uno de los proyectos más ambiciosos y controversiales de la administración del aún presidente de la República, Enrique Peña Nieto. Después de tanto defenderlo y atacarlo, será desde hoy y hasta el próximo 28 de octubre, que los ciudadanos de 538 municipios elegirán el destino de este aeropuerto por medio de una consulta pública

🙋🏼‍♀A favor:

  • Cancelarlo resultaría catastrófico. Dar marcha atrás con este proyecto resultaría por demás costoso económica y políticamente, más allá de los partidos y los involucrados, para el país mismo, su reputación y su credibilidad como nación.
  • “Ya está más para allá que para acá”. Esta frase lo resume todo, independientemente del porcentaje que ya esté avanzado y construido la realidad es que ya lo empezaron. Una tercera parte aproximadamente ya ha sido hecha y pues ¡ni modo! Aunque uno puede decir: “ay es una tercera parte, es poco”, la inversión que ya le inyectaron a lo que hay es muy alta como para no seguirle. A eso súmale que el demolerlo significaría invertirle otros cuantos millones y que habría que pagar más de 300 indemnizaciones a empresas que fueron contratadas.
  • De resultar como lo prometen, se convertiría en un centro de conexiones internacionales de tamaño industrial. A este tipo de proyectos aéreos de los conoce como “Hub”, o sea, aeropuertos con muchísimos vuelos directos y con conexión y cruce a muchos destinos que atraviesan fronteras.
  • Generaría miles de empleos.
  • La torre de control del aeropuerto de Texcoco está más cerca que la Base aérea de Santa Lucía.

Respaldo de los puntos a favor:

No podemos dejar de lado que importantes organizaciones e instituciones a nivel mundial están envueltas en este asunto y avalan la necesidad del aeropuerto de Texcoco. Cosa que da mucho que pensar y que pone en duda a más de uno.

Por ejemplo, la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI), una agencia que forma parte de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), dice que: “esta esta es una operación aeronáutica idónea para México”, la única, que dicen, daría solución a los problemas de saturación del actual aeropuerto.

La MITRE corporation, organización que provee de ayuda técnica en ingeniería a los gobiernos, aseguró: “es la recomendación definitiva”. Aseguran que con esto habrá menos retrasos, podrán manejar mejor los despegues y aterrizajes simultáneos y mejorarán la movilización de miles de pasajeros. Si ahora coordinan a 45 millones de usuarios, MITRE jura que con el nuevo aeropuerto podrán hacerlo hasta con 125 millones de usuarios.

🙅‍♂En contra:

  • Golpazo al medio ambiente. De acuerdo a organizaciones y especialistas en la materia, el Lago Nabor Castillo, que se encuentra en la zona, desaparecería prácticamente por completo. De hacerse, esta construcción violaría los convenios internacionales y los daños ecológicos serían irreparables, un “ecocidio”. El abasto de agua potable, la temperatura de la región, el aumento de gases invernadero, la flora y la fauna estarían en graves problemas con la construcción de Nuevo Aeropuerto de Texcoco.
  • Resulta que como pasa en estos casos, los presupuestos son eso, un pre-supuesto, un cálculo aproximado de la inversión que se requiere. Resulta que a la hora de la hora, así fue como pasó, a ese cálculo se le han sumado hasta el momento nueve ceros. Ya puesto en números, si antes se necesitaban 169 mil millones de pesos, hoy se necesitan 285 mil millones. Sin duda, un aumento exponencial en la cantidad de dinero que se necesita para hacer este aeropuerto. Si como yo te preguntas: “¿Por qué tanto?” pues la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, asegura que se debe al aumento del dólar y al encarecimiento de precios en materiales.
  • ¡Retrasos, retrasos! Se suponía que para octubre del 2020 este aeropuerto estaría en operaciones, pero, según estudios de varias consultoras, la fecha aproximada – dándonos de santos- es entre el año 2022 y el 2024.
  • Corrupción. ¡Uf! ¿Qué te digo? Las acusaciones en este tema no sólo son serias, sino que son muuuuuuuuuchas muchas. En resumen, se supone que todo lo que se haga tiene que concursarse, o sea, que todas las constructoras y proveedores que quieran formar parte de este proyecto deben brindar sus presupuestos y el que mejor precio, seguridad, ahorro de tiempos, respaldo, etc, etc, ofrezca, debería de ser el ganador. Sin embargo, una investigación del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), asegura que de 320 procesos de contratación, 157 fueron por adjudicación directa, o lo que es lo mismo: por dedazo, y otros 59 por invitación restringida. Y como ese caso, varios, varios más.
  • Los involucrados. El secretario de Comunicaciones y Transportes (SCT), Gerardo Ruíz Esparza, es conocido por su relación con empresas de dudosa procedencia y de trabajos muy mal hechos, lo dejaremos así.

De momento, los posibles resultados son dos: o le siguen a la construcción del aeropuerto de Texcoco tal cual los planes, o se construyen dos pistas más en la base aérea de Santa Lucía y se acondiciona el actual aeropuerto de la CDMX y el de Toluca.

 

Fuente:
– Sopitas.com –
“Estos son los pros y contras del Nuevo Aeropuerto de Texcoco”
25 de octubre de 2018
https://www.sopitas.com/949247-consulta-aeropuerto-pros-contras-texcoco-naicm-naim/