París, París… es de todos sabido que más que una ciudad turística, la capital francesa ha sido testigo de hechos que han cambiado la historia de la humanidad. Y uno de sus principales escenarios es la catedral de Nuestra Señora, mejor conocida como Notre Dame. Pese a ser un lugar religioso, su importancia va mucho más allá y las anécdotas que podrás conocer de este punto harán que quieras visitarla aún más.

Obviamente irás a visitarla en tu paso por ‘La Ciudad Luz‘, sólo asegúrate que cuando lo hagas, sea de la mejor manera. Diariamente este sitio recibe miles de turistas, por lo que las filas son muuuuy largas, sobre todo porque la entrada al templo como tal es gratuita. Ya si quieres subir a las torres y tener una vista impresionante de París, esa es otra historia que suma tiempo y que si tiene costo.

Una idea para que ahorres tiempo es contratar un tour. Si quieres conocer la historia completa de la catedral, por € 15 euros puedes ir acompañado de un guía que te de todo el recorrido completamente en español y agilizará tu entrada al templo. Hay otro en € 19 euros que te asegura la entrada sin filas por un acceso diferente y especial para visitas guiadas. Esta alternativa te brinda un audio guía en español y un mapa individual interactivo de la catedral. Y si quieres subir a las torres y ver de cerca las gárgolas que forman parte de la arquitectura, la entrada preferente es de € 20 euros con guía turístico y recorrido en inglés. Nada mal, ¿no? Igual, si al último no te late o prefieres irte por tu cuenta, sólo cancela 1 o 2 días antes de la fecha que reservaste y te devuelven hasta el 100% de tu dinero 😉

Ahora, la página oficial del templo esta en francés o en inglés, no hay de otra. Los boletos de acceso no se pueden adquirir en línea, lo que te obligará a jugártela con la disponibilidad al llegar a la iglesia. Si quieres subir a las torres, la entrada tiene un costo de € 10 euros, y aunque si es más barato, no hay guía que te acompañe ni te explique los pormenores de la catedral.

Para llegar a Notre Dame puedes hacerlo en la línea 4 del metro y bajarte ya sea en la estación Cité o en la Sant Michel que esta cruzando el rio Sena; en RER por las líneas B y C hasta llegar a la estación St Michel Notre-Dame; en autobús por las rutas 21, 38, 47, 58, 70, 72, 74, 81, 82, 82, el Balabús o en autobús turístico.

Ya estando ahí, encontrarás el ‘punto cero’ de Francia, representado por un medallón parecido a la rosa de los vientos. Un punto que, en teoría, cuando anuncian una distancia hacia París desde cualquier sitio de Francia, lo hacen usando este punto como referencia. No sólo es una visita obligada en París, sino es que un lugar de hechos históricos, por ejemplo, aquí se coronó a Enrique VI de Inglaterra en 1429 y a Napoleón Bonaparte en 1804, cuando se proclamó ‘emperador de los franceses’. Además, es el lugar donde se canonizó a Juana de Arco, la mujer que guió al ejército francés en la guerra de los Cien Años contra Inglaterra.

En fin, el caso es que tienes que ir y te prometo que no te vas a arrepentir. Está increíble y verás cosas impresionantes en la Catedral de Notre Dame en París.