Hay que aceptarlo: no hay forma de que un viaje en avión de más de ocho horas sea totalmente placentero, pero puedes tomar algunas medidas para que no lo recienta tanto tu cuerpo. Acá te pasamos algunos tips para relajar los músculos y motivar la circulación de la sangre. Pero primero, quítate los zapatos e intenta relajarte.

Mueve el cuello
Mientras estás sentado viendo una película o leyendo un libro, realiza movimientos circulares con el cuello, de arriba hacia abajo y de lado a lado. También intenta colocar la oreja contra tu hombro y luego del otro lado.

Los hombros
Mueve los hombros en círculos y estíralos mientras escuchas una buena canción, como si estuvieras bailando. Esto ayudará a liberar la tensión del cuello, espalda y también a mejorar la circulación.

Abrázate
Sí, date un poco de amor a ti mismo tratando de tocar los omóplatos con la punta de los dedos. Intenta también estirar el cuello hacia arriba mientras haces este movimiento. Lo puedes realizar de pie o sentado.

La rodilla hacia el pecho
Este movimiento ayudará a que la sangre fluya, previniendo cualquier tipo de inflamación. Es muy sencillo: mientras esperas al carrito de las bebidas, flexiona las rodillas e intenta tocarte el pecho con ellas.

Los tobillos
Mueve ambos tobillos y haz círculos con los pies de forma periódica, de lado a lado y de arriba hacia abajo. Esto ayudará a la circulación en tus piernas y evitará la hinchazón.

Girar
Posiblemente no tengas tanto espacio en tu asiento, pero intenta girar manteniendo la cadera y las piernas viendo hacia al frente, apóyate en el descansabrazos. Este movimiento te ayudará con el dolor de espalda. No olvides respirar profundamente.

Levántate
Si ya pasaron más de tres horas, ponte de pie, inhala, párate sobre las puntas y estira los brazos. Repite una y otra vez. Con este ejercicio estirarás las pantorrillas y fluirá la sangre en todas tus extremidades. No importa que el de al lado te vea raro.

Recuerda que también es importante usar ropa cómoda y holgada y levantarte constantemente. Si vas a dormir, procura asegurar bien tu cabeza y cuello. Otra cosa fundamental es mantenerte hidratado, aunque tengas que ir varias veces al baño, utiliza esto como pretexto para levantarte y estirarte.